miércoles, 15 de octubre de 2008

diablo

el día
que por fin
pueda ser un diablo
-un diablo de los que
se ríen de todo-
voy a caminar
bien insolente
y desnuda
señalándo con el dedo
mi obscenidad
Y con la sonrisa
bien larga,
con la lengua bien mojada
pasándose por los labios,
los ojos entrecerrados,
y la nariz bien abierta
voy a decir,
ayy siii, aménnn

2 comentarios:

Marcos. dijo...

me matassss
me matassss
POR QUE TANTA LOCURA ENCERRADA,EN UN CARAMELO DE LIMON.
UN BESO

noche dijo...

ajajajaajajj